Bumero bumero TIENDA
MENÚ

Cerrar chat

¡"".

BUMERO Bumero Bumero
Bumero!

20 Ways to Wear Pantone’s 2024 Color of the Year S

VER TODAS LAS PUBLICACIONES DE (BQtime) Notificación Emergente Botón Transparente 20 Ways to Wear Pantone’s 2024 Color of the Year S - My photos - BUMERO SOCIAL - revista Búmero

Pantone’s Color of the Year 2024, Peach Fuzz, is here, and I mean that quite literally. Less than a week into the new year, the muted coral hue is already popping up in sweater, sneaker, and sunglass form, and the shopping trend experts at Firstfinds say you’ll see a whole lot more of it come spring. With the 20 Peach Fuzz fashion items below, you can be among the first to adopt the latest color trend.

“Pantone’s ability to predict some of the most prominent hues in fashion is unmatched,” says Summer Cartwright, Firstfinds senior editor. “Last year’s Viva Magenta was a cornerstone of 2023’s Barbiecore trend.” Expect subtle peach shades to soon eclipse hot pink, as they’re more approachable and easier to style in monochromatic looks. And, expect the color name to be taken literally, with peach fuzz-inspired textures like fleece, suede, and corduroy working their way into our wardrobes, too.

In Pantone’s annual color report, Peach Fuzz is described as “an appealing peach hue softly nestled between pink and orange [that] inspires belonging, recalibration, and an opportunity for nurturing, conjuring up an air of calm, offering us a space to be, feel, and heal and to flourish from.” Consider me sold. Its color palette predictions for 2024 pair muted orange and salmon pink tones with everything from neutrals like cream and tan to saturated shades of lavender, teal, berry, and mint green. Read: it can be worn with far more than you’d expect. Need more proof? Scroll ahead.



11:51 PM
avatar
En el fascinante mundo de la moda, cada prenda es más que un simple tejido; es una expresión artística que fusiona historia, cultura y creatividad. En este contexto, el conjunto que estoy contemplando despierta una admiración profunda, ya que logra tejir una narrativa visual que va más allá de las tendencias efímeras.

Desde un enfoque más holístico, la elegancia atemporal de esta indumentaria revela una maestría en la combinación de elementos clásicos y contemporáneos. Cada pliegue y cada costura parecen narrar una historia, recordándonos que la moda no es solo una manifestación de estilo, sino también un reflejo de la evolución cultural y social.

Los tonos cuidadosamente seleccionados dan vida a una paleta que va más allá de la mera estética; es una declaración de identidad. La audacia de la diseñadora al fusionar texturas y patrones crea una armonía visual única, desafiando las convenciones y proponiendo una visión fresca e innovadora.

Al observar los detalles meticulosos de este conjunto, es imposible no notar el cuidado artesanal que lo define. Cada puntada parece ser fruto de una dedicación apasionada, como si el vestuario mismo fuera un lienzo donde la creatividad se despliega en su máxima expresión. Es un recordatorio de que la moda no solo se trata de seguir las tendencias, sino de crearlas.

Además, la versatilidad de este atuendo lo convierte en una elección ideal para diversas ocasiones. Puede transformarse de un look diurno a uno nocturno con facilidad, adaptándose a las demandas de un estilo de vida dinámico. Esta practicidad, combinada con la elegancia intrínseca, subraya la funcionalidad y la estética como aliados inseparables en el diseño de moda contemporáneo.

En conclusión, este conjunto va más allá de ser simplemente una amalgama de telas y accesorios; es una manifestación de la creatividad humana, un testimonio de cómo la moda puede trascender lo efímero para convertirse en una forma de arte. En su esencia, este atuendo nos invita a explorar las fronteras de la expresión personal y a celebrar la diversidad que la moda puede ofrecer en cada puntada y en cada hilo.
11:47 PM
avatar
11:47 PM
avatar
11:48 PM
avatar
11:48 PM
avatar
11:54 PM
avatar
1:38 AM
avatar
1:40 AM
avatar
Había una vez en la vibrante ciudad de París, donde los susurros de la moda resonaban en cada rincón. En el corazón de esta metrópolis de elegancia y estilo, se erguía la Maison de la Mode, una icónica casa de moda fundada por la visionaria diseñadora Isabella Laurent.

Isabella, con su aguda percepción y pasión por la creatividad, transformó la Maison de la Mode en un faro de innovación. Sus diseños eran una mezcla sublime de clasicismo y audacia, atrayendo a una clientela internacional que buscaba la distinción y el glamour que solo París podía ofrecer.

La historia de Isabella Laurent se tejía con hilos de dedicación y ambición. Nacida en el seno de una familia modesta, su amor por la moda floreció desde una edad temprana. Con determinación inquebrantable, Isabella trabajó incansablemente, aprendiendo las artes del diseño y la confección.

El momento decisivo llegó cuando Isabella presentó su primera colección en la Semana de la Moda de París. Sus creaciones deslumbraron a la audiencia, y su nombre se convirtió en sinónimo de estilo vanguardista. La Maison de la Mode se convirtió en un fenómeno mundial, marcando una nueva era en la industria de la moda.

A lo largo de los años, la diseñadora se enfrentó a desafíos y triunfos, pero su dedicación a la innovación nunca flaqueó. Colaboró con artistas visionarios, incorporó tecnología punta en sus diseños y abrazó la sostenibilidad mucho antes de que se convirtiera en una tendencia.

La Maison de la Mode se convirtió en un lugar donde la creatividad y la tradición bailaban en armonía. Los ateliers bullían de actividad, los modelos desfilaban por pasarelas que trascendían la imaginación y las creaciones de Isabella adornaban las páginas de las principales revistas de moda.

Con el tiempo, la diseñadora no solo creó moda, sino un legado duradero. Su influencia inspiró a generaciones futuras de diseñadores a explorar límites y desafiar convenciones. La historia de Isabella Laurent y la Maison de la Mode se convirtieron en un capítulo imprescindible en la enciclopedia de la moda, recordándonos que la verdadera moda no solo se lleva, sino que se vive.